cargando

Yonkers

The New Black

Los modernos micromecenas de la información

Javier Sánchez

“Nuestro modelo de negocios se enfoca en venderle contenido a nuestros lectores, no en vender lectores a los anunciantes”. Así se presenta De Correspondent, un exitoso medio digital holandés que en 2013 financió su lanzamiento gracias a una campaña de crowdfunding en línea con la que obtuvo 1.7 millones de dólares.

Gracias a esto, De Correspondent ha financiado sus gastos, así es que uno puede navegar por su sitio libre de anuncios publicitarios que distraigan de la lectura. Contexto, análisis, investigación, historias sin cabida en los grandes medios: eso ofreció el medio holandés a sus 20 mil donantes iniciales ―ahora tiene 40 mil suscriptores.

Se ha dicho que la llamada “crisis del periodismo” es en realidad la del modelo de negocios que lo sostiene. Esto ha convencido a los periodistas de experimentar con nuevos y distintos modelos de financiamiento. Sin ser la panacea para el periodismo ni algo realmente nuevo, el crowdfunding (también conocido como micromecenazgo, y que funciona como una colecta o suscripción de monto voluntario) es una modalidad de financiamiento bastante efectiva en ciertos casos.

Mediantes donantes, por ejemplo, el fotoperiodista español Ricardo García Vilanova pudo realizar su libro Lybia Close Up, sobre el conflicto libio iniciado en 2011. Con aportes monetarios de los visitantes a su blog, el también periodista español Jordi Pérez Colomé ha podido viajar para cubrir el conflicto palestino y las elecciones estadounidenses. En México, el periodista de medio ambiente David Jaramillo consiguió financiar la producción del documental Parpadeo Cósmico, en donde contará la historia del desastre ambiental en el humedal de Cuatro Ciénagas, Coahuila.

De acuerdo con el Pew Research Center, en 2015 se financiaron 173 proyectos periodísticos desde la plataforma Kickstarter, lo que significó un monto de un millón 743 mil dólares. Si bien las organizaciones de medios pudieron recaudar dinero de esta forma –lo hizo en España la plataforma de periodismo Diagonal cuando sufrió una caída en sus ingresos y aprovechó la oportunidad para probar un nuevo modelo que incluyera a lectores, medios y colectivos–, son los proyectos periodísticos individuales o de grupo sin filiación con algún medio los que más recaudan.

Gracias al financiamiento por crowdfunding l@s periodistas pueden obtener cierta independencia de la que carecerían siendo financiad@s con publicidad tradicional, al tiempo que establecen un diálogo más directo con la agenda de información esperada por sus lectores. No es un modelo definitivo, ni útil para todo tipo de proyectos, pero l@s periodistas tienen que saber de su existencia y aprovecharlo cuando sea posible.

¿Te gustó?
Comparte
Detalles

Categoría

Blog/home Periodismo The New Black

Fecha

abril 13, 2016

Autor

Javier Sanchez

¿Qué opinas?