cargando

Yonkers

The New Black

Periscope y Snapchat, o la generación que se informa a sí misma

Javier Sánchez

Cuando en el verano de 2015 el mundo musulmán celebró el ramadán en La Meca, millones de personas en el mundo vieron en tiempo real a través Snapchat lo que ocurría dentro de esta ciudad cerrada para los no  musulmanes. Cientos de imágenes y videos revelaron la vida religiosa, desde un punto de vista íntimo y personal, de los usuarios que compartieron su experiencia a través de la aplicación.

“Los snaps de #meca_live deshicieron años de representaciones negativas sobre el islam hechas por los medios”, publicó en un tuit el usuario Hussain Abdullah. ¿Tienen realmente las apps de livestreaming como Snapchat o Periscope este poder? Eso está por verse, pero es cierto que al menos constituyen un paso hacia la descentralización de la información de los grandes medios informativos.

Como revela la experiencia de La Meca o la de los atentados de Paris en noviembre de 2015 –cuando se generó tanto tráfico en Periscope que la app se cayó varias veces–, estas aplicaciones se están convirtiéndo cada vez más en los medios informativos de los usuarios.

El livestreaming en realidad no es nada nuevo –podía hacerse desde inicios del milenio– y guarda cierta analogía con la transmisión en directo de los noticieros televisivos. Pero el hecho de que ahora cada usuario con un smartphone y una conexión a internet pueda transmitir en vivo hacia cualquier parte del mundo cambia el modelo informativo: desaparecen los intermediarios y el flujo de información se realiza de usuario a usuario. Esto significa, al mismo tiempo, un reto y una oportunidad para el periodismo.

Dice Mic Writght, periodista de tecnología de TNW, que “Periscope no cambiará el mundo… Por muy molesto que suene, un video en vivo de un incendio, una explosión o una protesta no es una historia, es el catalizador de la historia”. Y nos recuerda que el periodismo siempre requiere de análisis y contexto para la información.

Se ha dicho que los medios de la generación millenial –el nicho de usuarios de Periscope y Snapchat– son emotivos y apelan a la colaboración con sus lectores. Estas aplicaciones, utilizadas como fuentes de información, permiten a los periodistas contrastar una historia desde distintos puntos de vista y buscar ese enfoque emocional que atraiga a los lectores hacia las noticias que les interesan.

Durante el referéndum griego de 2015, los ciudadanos de ese país explicaron a extranjeros el problema que atravesaban por medio de Snapchat, siempre con el enfoque de su propia experiencia e intimidad. Esto muestra que la descentralización de la información lleva consigo la construcción de una agenda informativa propia de los usuarios de estas aplicaciones, en donde plasman sus inquietudes, sus deseos y la forma en que ellos mismos quieren verse representados en los medios.

¿Te gustó?
Comparte
Detalles

Categoría

Periodismo The New Black

Fecha

mayo 4, 2016

Autor

Javier Sanchez

¿Qué opinas?