cargando

Yonkers

The New Black

El periodismo de realidad virtual ya no cuenta historias, te hace vivirlas

Javier Sánchez 

Muchos hemos visto imágenes de las contaminadas calles de Fukushima o videos de un bombardeo en Siria. Después de ver un buen documental del tema, hasta podríamos decir que conocemos estos problemas. Pero al parecer, conocerlos ya no es suficiente para el periodismo y un nuevo formato pretende que las personas vivan por sí mismas estas experiencias: es el periodismo de realidad virtual o periodismo inmersivo.

Hunger in Los Angeles, “una experiencia periodística inmersiva”, fue uno de los primeros proyectos que pusieron al espectador casi literalmente en el lugar de los hechos. Estrenado en el festival de Sundance en 2012, la experiencia recreaba una situación real ocurrida en un banco de distribución de comida en el que un hombre sufrió un coma diabético debido a que la larga fila le impidió recibir sus alimentos a tiempo.

Nonny de la Peña, directora ejecutiva del Emblematic Group (pioneros en periodismo inmersivo) e investigadora de la Universidad del Sur de California, ha enfatizado la respuesta emotiva y empática del público. Si algunas personas lloraron al no poder ayudar al hombre del coma diabético, otros hicieron donaciones a los refugiados sirios después de “ser testigos” de un bombardeo en las calles de Alepo con el Project Syria.

Esto obliga a los periodistas a reconstruir las historias con total integridad, a recoger material por sí mismos o a verificar la autenticidad de imágenes, video o audio de testigos que serán usados en la experiencia inmersiva. La reconstrucción del asesinato del adolescente Trayvon Martin fue tan acuciosa –se utilizaron planos arquitectónicos de edificios y calles, grabaciones reales de llamadas a la policía– que permitió obtener información nueva que podría ser utilizada para el caso judicial.

El uso de cámaras de grabación de 360 grados también define al periodismo inmersivo. The New York Times fue uno de los primeros medios en experimentar con este formato y ponerlo al alcance de un público más amplio con su app NYT VR. Uno puede “vivir” el luto de París luego de los atentados terroristas de 2015 o “estar” en el muro fronterizo de Nogales donde un agente estadounidense disparó a un menor de edad mexicano.

En abril pasado, el diario El País incursionó en el periodismo de realidad virtual con la publicación del reportaje Fukushima, vidas contaminadas y el lanzamiento de su app El país VR, en donde pretende subir más contenido de realidad virtual. También en España, el Immersive Journalism Lab, iniciativa que reúne a compañías tecnológicas y varios grandes medios, ya está produciendo sus primeros trabajos de realidad virtual.

Las filmaciones en 360 grados eliminan el encuadre, permiten al espectador mirar hacia cualquier lugar de la escena y, si bien limitan su movimiento en comparación con la recreación, el hecho de “estar” cerca de gente real en sitios reales aumenta el potencial emocional y empático de las historias inmersivas. Algunos ya consideran al periodismo inmersivo como una herramienta de sensibilización social.

¿Te gustó?
Comparte
Detalles

Categoría

Periodismo The New Black

Fecha

junio 15, 2016

Autor

Javier Sanchez

¿Qué opinas?