cargando

Yonkers

The New Black

La periodista mexicana que carga con su hijo mientras reportea

La profesión periodística es difícil. Para encontrar la información hay que moverse, salir a investigar, a cubrir, a reportear. No hay reglas exactas para hacerlo: cada persona sus técnicas y una historia de vida que la construye como periodista. Rosa Eugenia Linares Morán, fotoperiodista mexicana de Morelos, tiene la suya: carga con su hijo enfermo en la espalda durante sus coberturas.

Rosa estudió hasta la secundaria y después empezó a trabajar como secretaria en oficinas, hasta que llegó a áreas de comunicación social y luego se convirtió en reportera de medios locales como Línea Caliente, Radiorama y La k buena, entre otros.

Debido a la negligencia con la que fue atendida cuando dio a luz en el Hospital General de Cuautla, su hijo Daniel, quien ahora tiene tres años, fue diagnosticado con epilepsia y discapacidad motriz. Cuando el niño enfermó a los dos días de nacido, tampoco fue atendido con rapidez.

Rosa cree que el bebé se les cayó a las enfermeras después del parto. Por esto, ahora Daniel necesita cuidados especiales y compañía las 24 horas, algo que camibó totalmente las coberturas periodísticas ha realizado duante 15 años.

En 2012, Rosa Linares trabajó con Jesús González Otero, entonces candidato a la alcaldía de Cuautla. Cuando González Otero fue electo presidente municipal para el periodo 2013- 2015, Rosa fue contratada en Comunicación Social del DIF Cuautla, con Guadalupe González Mosqueda, esposa del alcalde, a cargo.

Como reportera del DIF, Rosa percibía un salario mensual de ocho mil pesos, aunque se le descontaban cerca de tres mil pesos por los días que tenía que ausentarse para llevar a su hijo a consultas médicas. En enero de 2015, la titular de la dependencia la despidió por este motivo.

Al perder su empleo, Rosa se volvió ayudante de dos compañeros suyos, quienes le pagaban 1,700 pesos a la quincena, compartidos de sus propios sueldos, por escribir cuatro notas diarias. De acuerdo con el Observatorio Laboral, el sueldo promedio de un periodista en el país es de ocho mil pesos, pero Rosa no gana ni la mitad de esto.

Gracias a la iniciativa #HoyPorRosy, promovida por sus compañeros en Change.org, para denunciar su despido del DIF y solicitar recursos para apoyarla, el Gobierno del Estado de Morelos visibilizó su caso y le ofreció un empleo en el área de Comunicación Social. El Consejo Nacional para Prevenir la Disciminación (CONAPRED) también prometió revisar su caso, pues podría tratarse de un acto de discriminación por parte del DIF Cuautla hacia la periodista, aunque hasta la fecha no hay ninguna resolución.

Según El Universal, en octubre de este año la Secretaría de Desarrollo Urbano, Territorial y Agrario (Sedatu) junto con el Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) y el actual alcalde de Cuautla, Raúl Toledo Nava, le dieron a Rosa las escrituras del terreno en el que se construirá una casa para ella y su hijo.

Precarización laboral y discriminación: una fórmula que habla por sí misma de la situación de los periodistas en México.

Fuente: Conurbados.com

Foto: eldebate.com

¿Te gustó?
Comparte
Detalles

Categoría

Noticias Periodismo Lado B

Fecha

noviembre 14, 2016

Autor

Aranxa Lugo

¿Qué opinas?