logo

Somos una empresa socialmente responsable, que busca empoderar a profesionistas, empresas y organizaciones civiles a través de la comunicación estratégica.

Gamma 50, colonia Romero de Terreros, Delegación Coyoacán, CDMX.

01 52 5536 3387

hola@otromexico.com
Síguenos en nuestras redes:
Facebook: @otromexico 

Twitter: @otromexicosc

La post-verdad: ante el ruido mediático de Donald Trump

Antonio Enríquez

Stop. Basta de lamentos, de frustración. Salgamos del shock. Donald Trump es el próximo presidente de Estados Unidos, y más que detenernos en el por qué, analicemos el cómo fue, ¿existe un fenómeno comunicacional que nos permita comprender tal decisión “democrática”? ¿Es útil para extrapolarlo al Brexit o al No a la Paz en Colombia?

Hablemos de la “post-verdad”.

Digamos primero que el concepto fue incluido en el Diccionario de Oxford como la palabra de 2016, definida como aquellas “circunstancias en las que hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que lo que lo hacen los llamamientos a emociones y creencias personales” [huffingtonpost.es, noviembre 16, 2016].

 

Sumemos a esas “circunstancias” un hecho medido: la caída en picada de la credibilidad de los ciudadanos en las instituciones, incluidos los medios informativos, tanto tradicionales, es decir analógicos, como los digitales.

Aparentemente, los discursos replicados por los grandes medios, casi siempre polarizantes, incongruentes y hasta contradictorios, son vistos por los ciudadanos como ruido puro, ante lo cual optan por confiar en sí mismos, en sus ideas y sus (pre)sentimientos.

Insertar: https://twitter.com/TonyTassell/status/798808854892978176

Volvamos a Trump. La construcción, desde los medios, de una imagen negativa, la reproducción de sus discursos de odio y la exhibición de su vida de millonario no hicieron más generar una conversación inédita en redes sociales, impresionante por su volumen pero además por su falta de profundidad y ausencia de matices: a favor o en contra.

Atendiendo a Katherine Viner, directora de The Guardian, “los elementos de la política de la post-verdad actualmente son: unos políticos que apelan constantemente a los sentimientos; la situación de gran debilidad de los medios de comunicación, necesitados de clics para su supervivencia; y el hecho de que una parte cada vez mayor de los públicos se informa a partir de contenidos seleccionados por algoritmos” [elmundo.es, noviembre 5, 2016].

Llevemos esto al marco de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, donde el papel de los medios de comunicación tuvo una postura casi unánime: un posicionamiento editorial en contra del candidato republicano. Cuestionemos: ¿Era un postura real o es que sencillamente los contenidos sobre este tema, con ese enfoque, generaban todos los días ventas y tráficos que no hubieran obtenido de otro modo?

The New York Times y The Washington Post, entre otros diarios poderosos, se convencieron y trataron de convencer a sus lectores de lo que querían creer: la derrota de Trump. Una burbuja.

No hay comentarios

Publicar comentario