logo

Somos una empresa socialmente responsable, que busca empoderar a profesionistas, empresas y organizaciones civiles a través de la comunicación estratégica.

Gamma 50, colonia Romero de Terreros, Delegación Coyoacán, CDMX.

01 52 5536 3387

hola@otromexico.com
Síguenos en nuestras redes:
Facebook: @otromexico 

Twitter: @otromexicosc

De las hormigas a los humanos: ¿Qué nos mueve a unirnos en comunidad?

De las hormigas a los humanos: ¿Qué nos mueve a unirnos en comunidad?

Una hormiga es un insecto. Pero también es una metáfora. Como insecto, pertenece a la familia de los himenópteros y existe desde hace 110 millones de años. Como metáfora, funciona como la pieza insignificante de una construcción compleja, como la parte mínima de un todo: como la individualidad que da sentido a la comunidad y a través de la comunidad se da sentido a sí misma.

La biología de la comunidad

Un ejemplo son las hormigas legionarias, que “se mueven en familias de tres a cuatro millones de miembros. En África las llaman hormigas visitadoras porque si en su camino hay una vivienda la ocupan, se lo comen todo y continúan su camino. Todas las componentes de uno de estos grupos sociales son hijas de la misma madre y ciegas; lo que les guía es el olor de las feromonas que desprenden.”, explica la revista QUO.

Por otro lado, el señor de las hormigas, Edward O. Wilson, afirma que hormigas y humanos “tenemos la organización social más avanzada de la Tierra, con la excepción de algunas termitas y las abejas.”

Las hormigas “cooperan, algunos individuos renuncian a reproducirse en favor de otros, dividen las tareas, protegen su territorio y su nido, donde convive más de una generación, y cuidan a sus crías de manera elaborada. Pero a los humanos no nos gustaría ser como ellas, porque están casi completamente controladas por su instinto.”

Como animales pensantes hemos creado colectivos, organizaciones,asociaciones generadas de manera instintiva, como se mueven las hormigas o las aves, pero con principios, intereses, valores y objetivos en común, lo que nos invita a reflexionar: ¿qué nos incita a unirnos en grandes grupos?

Cualquier parecido con la humanidad no es mera coincidencia

Andar en grupos humanos resuena con la descripción del señor Wilson. Hay protección, identificación, se superan límites, se siguen reglas no escritas, los humanos, en conjunto, valen más que uno por uno; es un panorama ideal en el que todos sienten que no hay diferencias. Es un efecto nombrado como la “efervescencia colectiva” o como Gabriel de Tarde lo llamó “electrización por contacto”

“Es un estado de euforia propio de las ferias, los mercados, los ritos religiosos o los mítines políticos y es sumamente contagioso”.

Una inteligencia invisible que genera movimiento. “Para empezar, nos mantenemos a una distancia precisa de los demás para no tocarles y avanzamos a una misma velocidad. Si dos grupos de gente virtual se mueven en direcciones opuestas por un corredor muy poblado, automáticamente forman filas en una y otra dirección y, en caso de que se produzca una alarma, todos se dirigen hacia un mismo lugar, como harían los animales de un bosque en caso de incendio.”

Los humanos y la inteligencia colectiva

Ninguna ONG se ha formado por el instinto, quizá ha sido el primer motor, pero la mente y las ideas de construir un mejor futuro y participar en causas que transformen positivamente al mundo es un regalo que se le ha dado al ser humano. Vale la pena reflexionar, ya que estamos en un blog, ¿qué dirían las hormigas de la organización social digital?

Ya lo decía el escritor colombiano, Andrés Caicedo, “…que nuestra actividad, como la de las hormigas, llegara a minar cada uno de los cimientos de esta sociedad, hasta los cimientos que recién excavan los que hablan de construir una sociedad nueva sobre las ruinas que nosotros dejamos”

Eso es el logo de otromexico, sc, por cierto: una hormiga. Una metáfora de comunidad activada.

No Comments

Post a Comment