logo

Somos una empresa socialmente responsable, que busca empoderar a profesionistas, empresas y organizaciones civiles a través de la comunicación estratégica.

Gamma 50, colonia Romero de Terreros, Delegación Coyoacán, CDMX.

01 52 5536 3387

hola@otromexico.com
Síguenos en nuestras redes:
Facebook: @otromexico 

Twitter: @otromexicosc

Apps: 5 casos de filtración de datos

Periodismo digital
Tiempo de lectura: 2 MIN.

Los delitos digitales son lo de hoy. La última filtración de datos que sufrió Facebook provocó diversas interrogantes sobre su legitimidad y la seguridad digital.

Pero a todo esto, ¿cuál es el precio de tu identidad digital? ¿de tu privacidad? Para no olvidar, y mientras el asunto sigue en controversia, te compartimos un ranking de los casos más recientes de filtración de datos en apps que posiblemente has usado.

El precio de la filtración de datos

1. Facebook/Dime qué te gusta y te diré por quién votar

La más reciente y la que sigue acaparando toda la atención mediática. Cambridge Analytica utilizó los datos de 50 millones de usuarios de Facebook.

Con base en versiones de exempleados, exasociados y documentos, The New York Times denunció que Cambridge Analytica utilizó los datos sin consentimiento, lo cual la convierte en una de las filtraciones masivas en la historia de las redes sociales.

Esto le dio acceso a la actividad privada en redes sociales de un enorme porcentaje del electorado de Estados Unidos, pudiendo aplicar técnicas que aseguraran su trabajo al servicio de la campaña del presidente Donald Trump en 2016.

2. Instagram/¡Captura y comparte (tus datos)!

En octubre de 2017, un error en la aplicación permitió que hackers accedieran a los datos asociados a más de 6 millones de cuentas, incluidas cuentas de correo electrónico y números telefónicos de artistas.

De acuerdo con Ars Technica, “El remitente dijo que pudo robar datos personales pertenecientes a 6 millones de usuarios y estaba vendiendo los datos en un sitio web en $10 USD por consulta. La persona proporcionó una muestra de 10,000 de esos registros”.

3. Uber/Conduce o viaja mientras miran tus datos

A finales del 2017, Uber sufrió una filtración de datos de 57 millones de clientes de todo el mundo. Además, esto permitió que personas ajenas a la empresa accedieran a nombres y números de licencia de conducir de alrededor de 600 mil conductores en los Estados Unidos.

Después de evaluar los daños, según El Español, el consejero de Uber aseguró que “no hay indicios de que se haya descargado otro tipo de datos como el historial de ubicaciones del viaje, números de tarjetas de crédito, números de cuentas bancarias, números de Seguro Social o fechas de nacimiento.”

¿Y si sí?

4. VPN Android/Por la IP muere el pez

Malas noticias para todxs aquellxs que suelen cambiar su dirección de IP para ver películas en otro lugar del mundo y así engañar a la red a través de un VPN. Les avisamos que sus datos probablemente han sido expuestos o vendidos a otros.

Las aplicaciones gratuitas de VPN en Android no son de fiar. Un estudio de la universidad californiana de Berkeley y CSIRO, una agencia federal australiana de investigación, encontró que el 84% de las 300 aplicaciones estudiadas rastrea las acciones de lxs usuarixs.

Tres de las aplicaciones analizadas interceptaron el tráfico cada vez que un/a usuarix accedía a bancos, redes sociales y tiendas online.

5. Ashley Madison/Cuando el amor Sí tiene precio (en letras chiquitas)

En 2015, Ashley Madison sufrió un hackeo que afectó a cerca de 37 millones de usuarios. Según eldiario.es, esta aplicación de citas tuvo filtraciones en aquellos lugares donde la libertad sexual depende de la privacidad. Es decir, en países donde la homosexualidad o el adulterio son perseguidos legalmente.

“El tema de la privacidad es especialmente peligroso para aquellos que tienen algo que ocultar”, explica Franc Carreras a eldiario.es.

El hackeo de Ashley Madison sacó a la luz muchos de los trucos sucios utilizados por la empresa para ganar audiencia, como utilizar perfiles falsos para atraer a usuarios.

De acuerdo con eldiario.es, la propia empresa advertía en la letra pequeña de sus condiciones que “se desentienden de cualquier error o filtración que se pudiera producir”.

¿Qué nos corresponde hacer? ¿Cómo y para qué?

Va más allá de “no subir lo que no quieres que se exponga”. Antes de ver capítulos de Black Mirror (para hacerlo ameno), mirar esta plática de TED, o ir al teatro a ver a Diego Luna en Privacidad, lo primero es quitarse las ideas de autodesprecio:

“No soy una persona interesante o mala, no tengo nada que ocultar”; “no me preocupan las invasiones de privacidad porque no tengo nada que esconder”; “Solo aquellos que son disidentes, que desafían el poder, tienen algo de qué preocuparse”.

Si has pensado así, lo que estás diciendo es: “Estoy a favor de hacerme una persona tan inofensiva, tan poco intimidante y tan poco interesante que realmente no puedo temer que el gobierno sepa lo que estoy haciendo”.

Esa es la profundidad de esas ideas erróneas según Glenn Greenwald, uno de los primeros reporteros en ver y escribir sobre los archivos de Edward Snowden. El problema no está en que seas vigiladx, está en que sepas que puedes ser vigilado y aún así continúes con tu vida.

Valora tu privacidad y actúa con responsabilidad. Educarse sobre el uso de las tecnologías, aprender hábitos como la encriptación, la verificación de dos pasos, y tomar Internet como lo que es: una herramienta; y no como un fin. Internet no es la “verde pradera del bosque”.

Bitnami