logo

Comunicación estratégica para el cambio social.

Gamma 50, colonia Romero de Terreros, Delegación Coyoacán, CDMX.

01 52 5536 3387

hola@otromexico.com
Síguenos en nuestras redes:
Facebook: @otromexico 

Twitter: @otromexicosc

Panda, Pingüino y la “muerte digital”

Muerte Digital 
Autor: Carlos Sánchez

Tiempo de lectura: 3 minutos


Publicar no es comunicar y tener un sitio web no es tener visibilidad digital. En un sistema de medios digitales integrados, el sitio web es el canal central, alrededor del cual “flotan” los canales referenciadores: redes sociales y resultados de búsquedas, orgánicas o pagadas. Es un “sistema solar” digital.  

De ese modo el sitio web debe concebirse como un acervo, la memoria de aprendizaje de una organización. En los recursos acumulados y la experiencia reflejada se almacena el capital de reputación social. De ahí la relevancia de su adecuada optimización, que puede ser de navegabilidad o de contenido.

En este post hablaremos sobre el segundo aspecto: ¿vale cualquier tipo de contenido con tal de tener la plataforma “viva” actualizada? 

La paradoja existencial del sitio web

Existe sin existir. Aún cuando puedas verlo accediendo a un dominio, es posible que en los hechos el sitio web no exista, al no aparecer en la primera página de resultados de cualquier buscador. La paradoja existencial del escenario digital actual es esa: sin posicionamiento, no existes.

Y si bien hay múltiples factores que ocasionan la “desaparición digital”, el incumplimiento de cierto estándares, particularmente los establecidos por Google, ocasiona penalizaciones, relegando a las plataformas a los últimos paginados.

Esto no solo las invisibiliza, significa la “muerte digital” de los sitios, en virtud de que hoy en día la mayoría de las personas no navega sino hasta el segundo paginado al realizar una búsqueda.

Penalizaciones por malas prácticas de contenido

Estas penalizaciones fueron una respuesta a los comportamientos irregulares, y muchas veces deshonesto, que los “especialistas en SEO” empezaron a tener para engañar al algoritmo y acelerar el posicionamiento de sus plataformas.

La primera de dichas penalizaciones la realiza el algoritmo Google Panda: se encarga de revisar automáticamente que los sitios web no tengan contenido duplicado, evitando así que haya múltiples plataformas con un mismo contenido. Esto es para que las personas, al buscar, lleguen directamente a quien emitió el contenido original, quienes obviamente tendrán la preferencia. 

La segunda es Google Pingüino, que sanciona los enlaces de un sitio web obtenidos de forma irregular, entendiendo por irregular aquellos enlaces que no cumplen con los siguientes criterios:

  1. Que los sitios que vinculan una plataforma determinada sean de su mismo país y temática
  2. Que dicha vinculación ocurra en un periodo de tiempo lógico según las posibilidades reales de quien es vinculado; por ejemplo, lograr que lo enlacen a uno sitios web mejor posicionados que el propio es parte de una estrategia de posicionamiento a mediano y largo plazos, y conlleva crear relaciones de alianzas estratégicas con otras plataformas, así como con personas clave

De ahí la imposibilidad de lograr cientos de enlaces en uno o dos días, cuando estos regularmente se logran después de uno o dos meses de trabajo continuo y persistente.

Ya en el extremo, de no cumplir con estos buenos comportamientos digitales Google penaliza el dominio del sitio desapareciéndolo de su buscador; es decir, arrastrándolo también a los últimos lugares de paginado. Tal cual, la “muerte digital”.

Bitnami