logo

Comunicación estratégica para el cambio social.

Gamma 50, colonia Romero de Terreros, Delegación Coyoacán, CDMX.

01 52 5536 3387

hola@otromexico.com
Síguenos en nuestras redes:
Facebook: @otromexico 

Twitter: @otromexicosc

Periodista, estos son los 5 Manuales para Comunicar con Perspectiva de Género que ya deberías conocer

Periodista, estos son los 5 Manuales para Comunicar con Perspectiva de Género que ya deberías conocer

Lenguaje incluyente
Autora: Janet Membrila

Tiempo de lectura: 4 minutos


Para Susana Gamba, presidenta de la Fundación Agenda de las Mujeres, “La perspectiva de género opta por una concepción epistemológica que se aproxima a la realidad desde las miradas de los géneros y sus relaciones de poder”, asumiendo que “las relaciones de desigualdad entre los géneros tienen efectos de producción y reproducción de la discriminación, adquiriendo expresiones concretas en todos los ámbitos de la cultura”.

Entre esos ámbitos están el trabajo, la familia, la política, las organizaciones, las empresas y la salud. Por eso la perspectiva de género es una categoría analítica para cuestionar estereotipos.

En la comunicación y el periodismo, la perspectiva de género es ineludible, pues abordan realidades que atraviesan a la humanidad, no trabajan con objetos inalterables.

¿Cómo hacerlo bien? Acá de dejamos 5 manuales clave.

I

Comunicación, Infancia y Adolescencia. Guía para periodistas, de la UNICEF, concibe a la comunicación como “una herramienta para el cambio social”, ya que el trabajo de las y los comunicadores genera un impacto en la información que se produce sobre las infancias.

Esta guía presenta un glosario de conceptos relevantes para la perspectiva de género, la legislación internacional, los aspectos a considerar para la labor periodística y algunos ejercicios.

Una de la reflexiones que aborda:

Es interesante observar que incluso al diferenciar por sexo utilizamos erróneamente en primer lugar el masculino. Por ejemplo, decimos chicos y chicas, cuando el orden alfabético indica que la A va antes que la O.

II

Hacia la construcción de un periodismo no sexista, de CIMAC, es un manual que habla de la trayectoria periodística de las mexicanas a través de la historia, del panorama del periodismo actual y proporciona ejercicios para analizar notas; además presenta resultados de su Observatorio de medios cuando se habla de infancia, mujeres en el crimen organizado y la participación política de las mujeres en los medios.

Dentro de sus propuestas está utilizar genéricos colectivos o abstractos, como persona, gente, colectivos, vecindario, electorado, jefatura, abogacía, dirección; sin dejar de utilizar la forma femenina de los nombres de los cargos, profesiones y oficios cuando los desempeñan mujeres. Ejemplo:

Seis muertos […], en accidente

Cambiar por:

Seis personas muertas […], en accidente

III

Manual de Comunicación no sexista. Hacia un lenguaje incluyente, de INMUJERES, analiza brevemente qué es el sistema patriarcal, el androcentrismo y las implicaciones de la lengua; posteriormente explica opciones para avanzar hacia un lenguaje y representación gráfica incluyente.

Y aclara que para una representación visual hay que considerar: 

  • Que la población se compone de mujeres y varones, por tanto en la imagen debe haber un equilibrio en el número de ellas y ellos, así como en primero y segundo planos y en el número de imágenes  destinadas a unas y otros
  • que las mujeres son diversas en pensamientos, complexión, edades, etc., por lo que un trato no sexista empieza por mostrarles, en su pluralidad, como personas reales…

IV

Escrito sin discriminación. Sugerencias para un periodismo sin etiquetas, del CONAPRED, nos enseña qué es la discriminación y sus implicaciones en el periodismo; un capitulo especial que nos comparte es el de “Libertad de expresión vs el derecho a la no discriminación” y aclara que :

El derecho a la libertad de expresión se construyó como un derecho contra los dogmas. Cuando la libertad de expresión tiene contenidos discriminatorios, deja de ser una forma de lucha contra el poder y lo refuerza. Para quienes ejercemos el periodismo, los límites entre estos dos derechos fundamentales parten de la ética y la responsabilidad social.

V

Manual de Estilo para el Tratamiento de la Violencia Machista y el Lenguaje Inclusivo en los Medios de Comunicación, de la Unio de Periodistes Valencians, tiene un capítulo específico nombrado “Tratamiento Audiovisual”, en el que considera el dicho “una imagen vale más que mil palabras” y presenta  20 propuestas para el  uso de las imagénes en casos de violencia machista, entre las que están: 

  • Evitar centrar las imágenes y la información en las personas víctimas y su entorno. Hay que insistir en el agresor y en el descrédito social de esa acción
  • Si el agresor es una persona famosa no se tienen que utilizar imágenes positivas que hagan referencia a su carrera profesional y a sus éxitos. Es un agresor como cualquier otro
  • Para ilustrar casos de violencia de género se puede optar por imágenes de archivo de manifestaciones o concentraciones contra la violencia machista con mensajes como «Nos están matando», «Nos queremos vivas», etc.

Para animarte a consultarlos, cerremos con esta frase de la Presentación de Comunicación NO sexista:

Reconociendo que las sociedades se integran por hombres y mujeres, no es incorrecto ni redundante nombrar en femenino y en masculino. Una sociedad democrática requiere de un lenguaje incluyente, donde mujeres y hombres se visibilicen. En este campo, hay una multitud de alternativas por explorar para crear usos no sexistas del lenguaje que coadyuven a incrementar la igualdad.

Bitnami